Aires de ‘Redvolución’: 12 reflexiones sobre e-Learning

Los pasados días 5 y 6 de Marzo tuve la suerte de poder acudir al Congreso Expoelearning, organizado por AEFOL. No sé si fue por el efecto novedad (se trataba de mi primer congreso), la motivación personal o la propia fuerza del evento, pero el caso es que salí de allí rejuvenecido y con la idea contrastada de que nuestro ámbito goza de buena (aunque mejorable) salud y tiene un gran potencial, aún por explotar del todo.

CambioMe desplacé hasta Madrid en tren y, durante el trayecto, escogí la lectura de “¿Quién se ha llevado mi queso?“, la magnífica parábola de Spencer Johnson que trata sobre el cambio y las reacciones que podemos tener ante él. No pudo haber lectura más acertada. Y es que, la idea que un servidor extrajo con más claridad del evento fue esa: estamos en un momento de CAMBIOS. Y nuestro futuro dependerá en gran medida de cómo afrontemos ese cambio.

Aprendizaje unido a entretenimiento, aprendizaje social, competencia digital, flipped clasrroom, connected learning, curación de contenidos… estamos ante un cambio de paradigma, un cambio de modelo metodológico, incluso de roles (aprendizaje horizontal, entre iguales vs aprendizaje vertical tradicional). Un tiempo en el que el alumno tiene más fuerza que nunca y se establece al profesor, maestro o tutor como guía, mentor o coach. Todo esto, unido a las nuevas posibilidades tecnológicas, con la movilidad por bandera y los wearables pidiendo turno y esperando su oportunidad.

¡Vaya panorama! Cuando uno veía Matrix o El Quinto Elemento, no sé planteba cómo habían sido educados sus protagonistas. Pero la realidad es que la tecnología avanza a pasos agigantados, y un ámbito como la educación necesita inevitablemente sumarse a una máxima: la adaptabilidad.

Podría disertar mucho más, pero prefiero hacerlo más adelante, ya que todavía estoy asumiendo y reformulando mis esquemas mentales con todo lo que se habló en esas jornadas. Pero sí me parece adecuado realizar un pequeño resumen, a modo de esquema, de los conceptos y nociones que más me sorprendieron y convencieron. Sé que hubo muchos más pero, por no aburrir, valga esta síntesis con las ideas principales:

  • Empoderamiento (empowerment): esta palabra admite diversas acepciones. Yo la relaciono con control (capacidad de controlar la propia vida, autonomía, capacidad de tomar decisiones…) e influencia (capacidad de influir sobre los demás y sobre el entorno). La persona, el ciudadano de a pie, tiene más poder que nunca. Su opinión puede tumbar una marca y tiene mecanismos para informar de todo lo qué está pasando en tiempo real ¿Cómo educar y afrontar el aprendizaje de este nuevo ciudadano (el denominado ‘smart citizen‘: hiperconectado y en constante interacción con el mundo)? He aquí una de las claves, al menos para mí, del cambio de paradigma.
  • C-Learning (connected learning): estamos continuamente conectados, a la información y a las personas. Se habla de la inteligencia colectiva, de plataformas de trabajo colaborativo y redes sociales. Compartir conocimiento es más fácil, más efectivo y más importante que nunca. Somos Knowmads (trabajadores del conocimiento).
  • Flipped classroom: una nueva tendencia llega a las aulas. Se voltean los escenarios: en casa se aprende la teoría y en clase se ejercita la práctica. Muy interesante y acertado a mi parecer, pero ¿será aplicable a todos los contenidos? Habrá que ir viéndolo con el tiempo, pero yo creo que sí.
  • Aprendizaje = entretenimiento: Luis Pastor lo definió muy bien, “el aprendizaje del futuro será entretenido o no será”. La gamificación sale al campo con energía, el modelo tradicional de clase magistral se queda en la grada, la creatividad y el humor invaden el campo. Los entornos de aprendizaje son cada vez más sociales y menos formales.
  • PLE (Personalied learning Enviroment), castellanizado como EPA (Entorno Personal de Aprendizaje): cada uno tenemos nuestras propias fuentes de información, nuestros espacios de conocimiento y nuestras personas o expertos influyentes. El EPA de cada uno es personal e intransferible y constituye un espacio propio con el que cada persona se nutre, crece y va gestionando su propio proceso de aprendizaje. Algunas herramientas, como symbaloo, nos pueden ayudar a ordenar este sistema, ahorrándonos tiempo y esfuerzo en la búsqueda de información y dándonos la posibilidad de compartir nuestro EPA, para poder inspirar así a otras personas.
  • Curación de contenidos: el mundo del conocimiento es inmenso y las fuentes de información infinitas, pero ¿todo el contenido es de suficiente calidad? La respuesta es obvia: no. Por eso, han surgido los denominados “curadores de contenido”, habitualmente en forma de expertos que filtran la información y la comparten a través de la red. Dentro de las organizaciones, también es posible. Como muy bien explicaba Laura Rosillo, “tiene que haber alguien que destile, filtre y difunda contenidos relevantes para los empleados y la organización”.
  • Conocimiento implícito o tácito: se prima la importancia de compartir aquel conocimiento que difícilmente se puede expresar en un libro o en una teoría. La transmisión de experiencias, actitudes, hábitos, valores… con la creación de entornos colaborativos y que faciliten el intercambio de información fluida se puede favorecer la difusión de este tipo de conocimiento.
  • Serious games: utilización de juegos con propósitos desligados de la mera diversión. Juegos para aprender, para vender, para fidelizar… en formación, las mecánicas de juego ayudan a que el aprendizaje sea entretenido, aumentando la motivación y la atención.
  • Confiamos en el e-LearningTIC – TAC – TEP: distintos enfoques de la tecnología:
    • TIC: Tecnologías de la Información y la Comunicación.
    • TAC: Tecnologías del Aprendizaje y del Conocimiento.
    • TEP: Tecnologías del Empoderamiento y la Participación.
  • “Self-Cuantificación”: término nombrado por Dolors Reig, que viene a ser algo así como nuestro BigData personal. Nos gusta y nos motiva analizar nuestros propios datos. Las aplicaciones y entornos de aprendizaje van hacia aquí: apps para medir nuestros progresos en un determinado campo, medallas, insignias y rankings en entornos gamificados… los wearables darán mucho de qué hablar en este sentido.
  • MOOCS: cada vez más presentes y con diferentes metodologías. Se es consciente de que estudiar un MOOC no te hace experto en una materia, pero te da una base para filtrar la futura información e ir convirtiéndote poco a poco en un entendido en la materia. Los MOOCS son, por definición, conectivistas.
  • Gamificación: “Aprendizaje como aventura; alumno como hérore, actividades como reto, tutor como mentor” (Ruth Martínez).
    Utilización de elementos como recompensas, rankings y otros elementos persuasivos para aumentar la motivación. Un buen modelo a analizar y utilizar es el CANVAS, de Sergio Jiménez Areas

Y me quedo, en general, con la idea expuesta por Dolors Reig: la importancia de educar en valores y cultura para un uso responsable de la tecnología. Más allá de los avances técnicos y los nuevos aparatos, enfatizar en el factor humano y cultural como claves para que el cambio sea en positivo.

Mucha chicha. Y todo lo que no se ha podido plasmar en estas líneas. Agradezco a la organización y a todos los ponentes por hacerme repensar y descubrir nuevos horizontes. Seguiremos aprendiendo y reciclándonos en este mundillo del e-Learning que, cada día, nos sorprende y nos motiva con su capacidad de innovación.

¿Qué nos deparará el futuro? Nunca se sabe pero, por si acaso, permaneceremos atentos y, sobre todo, PREPARADOS.

The following two tabs change content below.

Óscar Montero

Pedagogo, optimista y eterno aprendiz de informática. Las tecnologías son mi pasión y mi trabajo. Y mis aficiones el deporte y los viajes.
Compartir: