El Negocio Social. Una nueva manera de entender las organizaciones

Cuando hablamos de una empresa social, esto puede interpretarse de muchas formas. Por una parte, puede ser una empresa que, concienciada socialmente de las necesidades de su entorno, colabora en diversas causas. También, podemos hablar de una empresa que comparte en Facebook que han cambiado de máquina de café o el último torneo de pádel en el que ha participado… Todas estas maneras son formas malentendidas de lo que realmente implica dotar de una capa social a mi organización.

Una empresa social es aquella comprometida socialmente con sus trabajadores y colaboradores, ya sean internos o externos, que es consciente de una manera de trabajar en la que el valor más importante de la organización son sus empleados y que, para potenciar al máximo este gran valor, debe valorar a cada uno de sus trabajadores por su conocimiento y experiencia.

Algunas cuestiones

Realmente, debemos ser conscientes de este valor de nuestros equipos y ayudar a que otros miembros del equipo enriquezcan su experiencia personal y, por lo tanto, la del conjunto. Pero esto no hay que hacerlo de la manera habitual, que es preguntar directamente “cuánto sabe cada uno”, sino que ha de transformarse la concepción hacia una línea en la que el valor más importante debe ser “cuánto comparte”.

¿No es más importante y eficaz, promover que el conocimiento se difunda y aumente el valor del principal capital de mi organización, que es el Humano?¿De verdad estoy satisfecho con los cuellos de botella que se producen en la información de mi empresa cuando alguna de la personas que forman esa cadena de conocimiento no está, o está tan ocupado que no puede atender todo lo que se le requiere?¿A quién acudo cuando alguien no puede atenderme? ¿Cuál es el tiempo invertido en acoger a un nuevo miembro del equipo?¿Cómo explicarle los proyectos, y la información y conocimiento derivado de ellos? ¿Cómo compartir la información almacenada en silos, llámese correo de cada uno, unidades de red a las que algunos miembros no tienen acceso, diferentes ubicaciones geográficas, etc? ¿Cómo colaborar entre diferentes departamentos en el desarrollo de una idea o difundir y comunicar a los empleados de la organización cambios dentro de la estructura? Quizá hay un nuevo proyecto en la organización, ¿a alguien le suena que alguien hizo algo parecido? ¿Porqué es tan difícil identificar quién o quiénes son los expertos en mi organización de un tema y me pueden ayudar a resolver mis dudas en un momento, en lugar de pasarme horas investigando la solución?  ¿Hay que reinventar la rueda?

Quizá te hayas planteado alguna de las situaciones que he descrito, pero no ves una manera sencilla de mejorar.  Yo te propongo otra manera de trabajar, en la que el conocimiento está ahí, se comparte, y solo debo indicar a quien lo necesite que lo puede coger.  Centramos así el valor de la organización en las personas y no en los documentos, que, siendo importantes, solo lo son cuando se comparten de manera adecuada con las personas adecuadas.

¿Te gusta lo que oyes? Pues tengo una buena noticia para ti ¡ES POSIBLE!

Por supuesto, esto lleva un proceso de transformación intenso en el que se modifica nuestra manera de trabajar y la visión de nuestro trabajo. Este proceso inicial es el más complicado, pero vale la pena.

Algunos trucos

¿Quieres algunos trucos para que sea más fácil?

  • Identifica aquellas personas que estén más acostumbradas a trabajar de manera social. Por ejemplo, aquellos que se esfuerzan por enseñar a otros compañeros, aquellos que están acostumbrados a trabajar con múltiples departamentos y ven las dificultades que se derivan de los silos de información, personas que necesitan respuestas rápidas pero pierden mucho tiempo identificando quién, dentro de la organización, tiene la información que necesita en cada momento, etc. Ellos son los que antes verán los beneficios.
  • Identifica las necesidades que más apremian. ¿Quizá se está realizando el lanzamiento un nuevo producto? Genera una comunidad en la que se involucren las personas que están diseñando la estrategia para este lanzamiento. Por ejemplo, personas del departamento de marketing, personas de I+D, personas del departamento comercial, personas del departamento financiero… en fin, identifícalas y dótalas de herramientas para compartir la información y las ideas, así como de la posibilidad de trabajar conjuntamente en las presentaciones, realizar reuniones sin desplazamientos innecesarios, realizar tormentas de ideas entre todos los participantes y, si es necesario, permitir a más personas opinar. Por supuesto, también es importante la concreción de todo esto en una planificación de acción; definir tareas concretas para cada uno de los participantes, con una fecha de fin en cada una de ellas, controlando el avance en cada momento.

Pero… ¡sé consciente! Los usuarios no son expertos en colaboración social desde el principio. Necesitan un guía y apoyo para ver los beneficios. Es importante, en el proceso de adopción, formar a los usuarios en las herramientas que vayas a utilizar, y acompañarles en el proceso ayudándoles a ver como estas herramientas sociales les permiten realizar mejor su trabajo de manera más fácil.

¿Y sabes lo mejor? La adopción de esta nueva manera de trabajar vendrá impulsada por los propios usuarios, así que pierde el miedo a adoptar esta nueva metodología. Tan sólo hay que poner la máquina en funcionamiento y verás como los resultados te hacen preguntarte… ¿cómo pude trabajar de otra manera?

 

¡Tener un negocio Social no es solo una iniciativa… es una manera de pensar y trabajar!

The following two tabs change content below.

Iciar Calonge

Licenciada en Informática. En continuo aprendizaje. Optimista por naturaleza y convencida del valor del trabajo en equipo. Me encanta el mar, me encanta mi familia y me encanta compartir mi tiempo con mis amigos.

Latest posts by Iciar Calonge (see all)

Compartir: