Contabilizo, luego SEPA

En los últimos días, seguro que habéis percibido cambios sobre cómo consultar nuestro nuevo número de cuenta acorde con la normativa europea, o bien informaciones sobre la importancia de actualizar nuestras herramientas contables, ERPs… Y todo en relación a un concepto denominado SEPA, tanto a nivel usuario como si tenéis una empresa. Y es que, al final, nos afecta a todos por el mero hecho de tener una cuenta bancaria y hacer operaciones tan básicas como realizar una transferencia o recibir el pago de nuestra pensión o nómina. Pero… ¿y por qué tanto revuelo? Empecemos por el principio, definir qué es SEPA y qué implica a nivel tecnológico. En los próximos días, publicaremos información adicional sobre cómo adaptar algunas de nuestras herramientas a la nueva normativa.

Qué es SEPA

El SEPA o Single Euro Payment Área (Zona única de pagos en euros) es la nueva normativa que permitirá que cualquier persona física o jurídica (dentro de los 28 países miembro de la Unión Europea, así como por Islandia, Liechtenstein, Mónaco, Noruega y Suiza) pueda realizar sus pagos en euros, tanto nacionales como internacionales, en las mismas condiciones y con los mismos derechos y obligaciones.

Tecnológica y empresarialmente, es muy importante estar al día, ya que afecta a nuestros sistemas ERP y otro tipo de herramientas que utilizamos para enviar pagos a proveedores, facturar a nuestros clientes y pagar a nuestros empleados. Por esta razón, es conveniente que nos informemos sobre cómo actualizar nuestras herramientas informáticas cuanto antes, ya que en Agosto del presente año todos (sin excepción) deberemos operar conforme a la nueva normativa Europea.

Beneficios de SEPA

Muchísimos, ya que, al disponer de un conjunto de estándares y normas ISO en toda la zona SEPA, se simplifican todos los pagos, eliminando  las diferencias entre pagos nacionales e internacionales; y estos, además, se realizan de manera más eficaz, segura y sencilla.

Componentes

La Zona Única se basa en tres instrumentos de pago:

  • Transferencias SEPA: sustituirán a las transferencias que hemos utilizado hasta ahora y engloba pagos puntuales, masivos, nóminas y pensiones. Es un instrumento de pago básico para efectuar abonos en euros, sin límite de importe, entre cuentas bancarias de clientes en el ámbito de SEPA, de forma totalmente electrónica y automatizada.
  • Adeudos directos: Aquí se hace una distinción entre básico (CORE) y B2B:
    • El adeudo directo básico, también conocido como CORE, está destinado a efectuar un cargo en la cuenta del deudor. Sería el equivalente a las domiciliaciones de recibos, pagos periódicos o puntuales (tanto nacional como transfronterizos, aunque siempre dentro de la Zona)
    • En el adeudo directo B2B, por otra parte, el deudor y el acreedor tendrán que ser obligatoriamente empresas o autónomos (no consumidores) que han acordado utilizar el servicio de adeudos directos B2B para los pagos/cobros relativos a sus transacciones comerciales. Las operaciones acogidas en esta modalidad, están dotadas de mayor seguridad y agilidad, afianzando en un plazo reducido el buen fin de la operación de pago. Es un instrumento europeo nuevo, sin equivalente en la actual gama española de instrumentos de pago,
  • Pagos con tarjeta. Las tarjetas válidas en un país de la SEPA ya se pueden utilizar para pagar y disponer de efectivo en todo el área SEPA.

A tener en cuenta…

Aunque inicialmente se fijó el 1 de febrero de 2014 como fecha límite de implantación oficial de SEPA a nivel europeo, según el Reglamento 260/2012, para ayudar a la implantación nacional de SEPA, la comunidad bancaria española ha considerado oportuno proceder a la elaboración de un nuevo “Plan de acción”, con medidas destinadas al fomento de la adopción de los nuevos instrumentos de pago de la Zona Única. De este modo, la Comisión Europea concedió una prórroga hasta el 1 de Agosto de 2014. Podéis consultar la página http://www.sepaesp.es/sepa/es/ para profundizar en los detalles de este Plan de Acción.

A partir de esa fecha (1 de Agosto de 2014), se suprimirán los tradicionales instrumentos de pago nacionales (excepto los productos nicho que serán para el 2016) y se sustituirá definitivamente el uso de nuestro CCC (Código Cuenta Cliente) por el Identificador Internacional de Número de Cuenta o IBAN (International Bank Account Number). Tampoco será posible procesar operaciones de pago como realizábamos hasta ahora, por lo que apuntad esta fecha para tener vuestros sistemas preparados; si no, os podéis imaginar el caos…

Y hasta aquí la introducción a SEPA, en próximos posts comentaremos cómo se han adaptado algunos ERPs y herramientas contables a la nueva normativa de pagos.

Compartir: