Analítica de datos en los procesos de producción. De la fábrica a la ‘Smart factory’

Recomendaciones de Seguridad en Internet
9 febrero, 2016
¡Red Wifi a la Vista! Parte 1: el riesgo de conectarse a redes ajenas
2 marzo, 2016

Analítica de datos en los procesos de producción. De la fábrica a la ‘Smart factory’

Las empresas del sector de la producción se enfrentan en los últimos tiempos a un gran reto: la digitalización. En un mundo hiperconectado, en el que la información se genera, se transmite y se analiza cada vez más deprisa, no asumir la realidad de la transformación digital puede resultar un auténtico suicidio empresarial.

La inmediatez y la sociedad de la información

Parémonos a reflexionar unos minutos. Vivimos en un mundo muy distinto al de hace unos pocos años. Las barreras entre lo físico y lo virtual se han disipado, los tiempos se han reducido hasta niveles insospechados y el modelo de mercado ha dado un giro monumental hacia el consumidor, basándose en términos de demanda, satisfacción e inmediatez.

Poseemos todo un mundo de posibilidades en la palma de nuestra mano, y los sistemas electrónicos se han vuelto más capaces e inteligentes, dando lugar a una auténtica marea de datos e información proveniente de diversas fuentes. Datos en los que queda radiografiado el presente y con los que podemos predecir el futuro. Datos en los que quedan plasmados hechos, comportamientos, tendencias. Datos en los que está el poder.

La gallina de los huevos de oro

Los datos son la piedra filosofal de la empresa moderna. La fuente auténtica de sabiduría de la nueva industria. La empresa que aprenda a interpretarlos de manera adecuada, resistirá a la tempestad. Los que no lo consigan, se verán arrastrados por el Tsunami Digital.

En el sector industrial, la obtención de información sobre los costes productivos, sobre el proceso de producción, sobre el estado de la maquinaria, sobre el aprovechamiento de las materias primas… puede darnos las claves para adelantarnos a nuestros competidores y tomar decisiones de manera más ágil y acertada. La flexibilidad y la adaptación al mercado son fundamentales, y los datos tienen la llave para acertar en esta constante y necesaria transformación.

La Analítica de Datos y las soluciones ágiles

La analítica de datos no es una estrategia más: es la estrategia por antonomasia. De su análisis actual dependerá nuestro éxito futuro. Pero… ¿dónde puedo conseguir estos datos? ¿dónde se guardan? ¿qué puedo hacer con ellos? La respuesta a todas estas preguntas tiene nombre y apellido: Inteligencia empresarial (Business Intelligence).

La Inteligencia empresarial consiste en una serie de estrategias orientadas al análisis de datos, con el objetivo de obtener un mayor conocimiento que nos permita llegar a conclusiones adecuadas y tomar así decisiones más acertadas. Convertirnos, en definitiva, en organizaciones que aprenden y, por lo tanto, progresan.

Este es un enfoque empresarial relativamente moderno, que ha sido posible gracias al perfeccionamiento de la tecnología, que cada vez nos permite procesar volúmenes de información más amplios en menor tiempo.

Además, tenemos que ser conscientes de que, como si de un cubo de Rubik se tratara, todas las caras de nuestro engranaje empresarial están totalmente conectadas, y las decisiones en una de ellas afectarán a las demás. Procesos de producción, consumidores, empleados, proveedores, materiales… forman parte de un todo interconectado, en el que los cambios que se den en uno de los elementos afectarán al resto, y debemos ser precisos para encajar adecuadamente el rompecabezas.

Asimismo, los mercados evolucionan a una velocidad endiablada, y debemos contar con la capacidad de ajuste necesaria para ser capaces de asumir las nuevas demandas que genera de forma rápida y eficaz.

Soluciones tecnológicas para fábricas inteligentes

La transformación digital hacia la “Smart Factory” supone la asunción de una serie de estrategias y acciones concretas. Bajo esta premisa surge IT Works Budget, una solución inteligente para factorías que aprenden.

IT Works Budget supone una revolución en soluciones de determinación de costes de fabricación de un producto, basándose en algoritmos que determinan el valor del coste y el precio de venta a través de la medición de distintas variables relacionadas con el proceso de producción.

En otras palabras, la herramienta descompone el producto en sus diferentes materiales, procesos, características… realizando una analítica completa del coste en cada una de sus fases y elementos de producción. Esto nos permite obtener un esquema preciso del producto, pudiendo “jugar” con las distintas variables y realizar estimaciones sobre el coste que tendría la realización de distintos cambios en el proceso productivo.

Utilidades y beneficios

IT Works Budget supone un aliado perfecto para efectuar análisis de rentabilidad  y apoyar la toma de decisiones. Además, permite una mayor adaptabilidad al mercado, ya que podremos realizar estimaciones sobre cuánto costaría la realización de un nuevo producto mezclando distintas variables de productos ya existentes. Y nos permite evaluar también el coste real que supondría cualquier cambio dentro del proceso de producción.

IT Works Budget se establece así como un activador global de la compañía, ayudando a diferentes áreas (finanzas, producción, comercial, dirección general…) a tomar decisiones adecuadas en base a datos obtenidos de su propia actividad, analizando tanto los costes directos (producción, personal directo, tiempos, materias primas…) como los indirectos (personal indirecto, distribución, logística…) de un producto.

La ventaja de optimizar los procesos

El cambio es una realidad. De nosotros depende ejecutarlo de manera reactiva o proactiva. Como indica Jock Welch: “Cambia antes de que tengas que hacerlo”. Empecemos a edificar nuestra nueva estrategia antes de que la realidad nos pille desprevenidos. Esto nos permitirá evitar lamentaciones futuras y nos abrirá las puertas a la consecución de una importante ventaja competitiva al adelantarnos a las contingencias del mercado.

Eso sí, hay que ser conscientes de que el paso hacia la “Smart Factory” supone una nueva cultura empresarial. No se trata de realizar un par de acciones y esperar resultados, sino que requiere de un seguimiento constante, una dotación suficiente de recursos y una mentalización de todos los actores implicados, de manera que la organización al completo se empape del espíritu innovador, estableciendo este como uno de los valores core de la compañía.